Beneficios y ventajas de los coches 100% eléctricos sobre los híbridos

Ventajas de los coches 100% eléctricos sobre los híbridos

La tecnología 100% ha demostrado ser superior a la de los motores híbridos

La oferta de coches con motorizaciones alternativas ha crecido por encima de lo que cualquiera se pudiera imaginar el siglo pasado. Dentro de esa variedad de vehículos destacan dos grupos principales por significar una ruptura en la hegemonía del coche térmico: el de la motorización híbrida y el de los modelos 100% eléctricos como el Renault ZOE.

Los últimos son una novedad revolucionaria dentro del panorama de la movilidad, mientras que los híbridos reaparecían en el mercado con fuerza hace un par de décadas, coincidiendo con el cambio de siglo. Abrían el camino hacia una movilidad con menos emisiones y aportaron una solución de transporte innovadora comparable a la irrupción actual del motor 100% eléctrico. Pero el hecho es que, en cuestión de prestaciones, los nuevos modelos 100% eléctricos superan ya a los híbridos tradicionales.

Tanto coches híbridos como eléctricos poseen un diferente recorrido tecnológico en el tiempo. Por eso, en la actualidad nos encontramos ante dos motorizaciones que se complementan en el mercado. No obstante y, dado la velocidad de implantación y el potencial de la tecnología asociada a los 100% eléctricos, muchos expertos creen que los modelos híbridos servirán de enlace entre el motor de combustión y el eléctrico. El futuro, no tan lejano, de la automoción es 100% eléctrico.

El ahorro de coches híbridos y eléctricos

El ahorro es uno de los puntos en el que los modelos 100% eléctricos demuestran no tener rival. No existe ningún modelo híbrido que pueda alcanzar a un eléctrico puro en esta asignatura. Si hablamos de los coches híbridos, su consumo se mueve en torno a los 4l/100 km en los modelos más recientes, dependiendo de cada caso. Aunque es inferior al de los modelos térmicos convencionales, supone una partida de gasto muy superior del coste operativo en comparación con la los eléctricos puros.

En esta línea, para saber qué tipo de eléctrico nos sale más barato solo tendremos que hacer cálculos basándonos en factores como el precio que nos costará recargarlo a diario (una tarifa de discriminación horaria podría asegurarnos una carga total de baterías por poco más de un euro) y tener en cuenta que su mantenimiento es más mucho más sencillo y barato.

Por contraposición, el coste de los modelos híbridos es muy superior. Al precio de la gasolina actual, la diferencia por el gasto de combustible es abismal: puede llegar a ser cinco veces mayor que el de un 100% eléctrico como consecuencia de su lastre térmico en términos de eficiencia.

Menos impuestos, accesos y aparcamientos prioritarios

Además, existen una larga serie ventajas indirectas que convierten a los 100% eléctricos en la mejor de las opciones. En muchas ciudades tienen más reducciones en el pago de aparcamientos o poseen más facilidades de acceso al permitir que circulen por carriles especiales sin ningún tipo de restricción, algo no tan sencillo para un coche híbrido. Por ejemplo, los coches 100% eléctricos tienen en general permitido el acceso a los carriles VAO, mientras que los híbridos no, salvo excepciones como la que se producen durante un episodio de contaminación.

Las ayudas y bonificaciones fiscales es otro punto que tener en cuenta, ya que los modelos 100% eléctricos no pagan impuesto de matriculación, podrían pronto no pagar IVA y las ayudas que perciben son mucho más cuantiosas. Por el contrario, las ayudas a nivel nacional no contemplan una bonificación directa para los modelos híbridos convencionales, y es mucho menor para el caso de que se trate de un híbrido enchufable.

En esa línea, el coste de adquisición de un modelo eléctrico sigue siendo más caro que el de un modelo híbrido, pero la diferencia de precio entre coches híbridos y eléctrico no lo es tanto como la que existe con los coches de combustión convencionales. Además, el precio de los modelos 100% eléctricos sigue una clara tendencia a la baja.

Superiores en mecánica y rendimientoventajas coches electricos sobre hibridos

Estas ventajas económicas se derivan de otras mecánicas. Las diferencias entre motorizaciones 100% eléctricas e híbridas desvelan una evidente superioridad tecnológica por parte de las primeras. Los motores híbridos nacieron con una vocación de ahorro de combustible. En ese sentido, nos encontramos con que en la actualidad ya han alcanzado su plenitud tecnológica.

Ante este hecho, es improbable que cualquier otra motorización pueda superar en eficiencia y mecánica a la 100% eléctrica. Estos dos factores son los causantes de que el coche eléctrico ostente un consumo y unos costes de mantenimiento imbatibles. Por el contrario, las diferentes mecánicas híbridas conllevan una complejidad que las encarece a largo plazo.

No podemos olvidar la complejidad mecánica de integrar dos sistemas de propulsión. En función de esto, existen diferentes posibilidades: híbridos convencionales, híbridos enchufables o los llamados eléctricos de autonomía extendida. Todos ellos combinan la fuerza de dos motores como mínimo, junto a la compleja integración al conjunto de sus piezas y sistemas asociados: generador, diferentes tipos de baterías, sistemas de gestión o una transmisión específica.

En el caso de los híbridos enchufables, pueden funcionar en modo 100% eléctrico, pero con una autonomía mínima que no suele pasar de los 50 kilómetros, debido a la menor capacidad de sus baterías. Los eléctricos de autonomía extendida palían esto añadiendo un motor de combustión que recarga el motor eléctrico. Ahora bien, esto suma todavía más complejidad a la motorización.

Esta complejidad mecánica del motor híbrido queda en evidencia al compararla con la efectiva sencillez de las motorizaciones exclusivamente eléctricas. El coche 100% eléctrico carece de caja de cambios, embrague, filtro de combustible o correa de distribución. La mecánica 100% es también causa de una inigualable experiencia de conducción en términos de silencio, suavidad o respuesta instantánea de su motor. Esta es la conducción que nos hace mejores conductores.

Emisiones de coches híbridos y eléctricos

Otra ventaja clara de los coches eléctricos puros es que sus emisiones son menores, tanto del «pozo a la rueda», como las denominadas emisiones directas. De hecho, carecen de estas, pues un coche eléctrico no tiene tubo de escape, de ahí la calificación 0 emisiones. Se trata de un motivo medioambiental de peso y no poco relevante en comparación con el coche híbrido, sobre todo en Europa, donde los híbridos diésel son más frecuentes.

No ocurre lo mismo con los coches híbridos. Aunque supongan una menor carga de contaminación (reducen las emisiones apenas un 20% con respecto al coche convencional), poco aportan para solucionar los graves episodios que las emisiones están causando en tantas ciudades. Atajar estos problemas de forma efectiva requiere la adopción de modelos 100% eléctricos, que montan la única tecnología viable capaz de no sumar más contaminación a los entornos urbanos.ventajas coches electricos sobre hibridos

Un caso práctico lo encontramos en China. Sus problemas con la contaminación han llevado a las autoridades a no contemplar otra alternativa que electrificar cuanto antes el parque automovilístico ya que no cuentan con un margen temporal amplio, pues la contaminación derivada del transporte causa a diario muchas muertes. Es un asunto de salud pública nacional que, además, castiga económicamente al país. De ahí que las autoridades prioricen la adopción de modelos con un solo motor: el eléctrico.

Perspectiva de matriculaciones

Las ventas de coches híbridos han tocado techo en muchos mercados. Aunque aumenten en cantidad, su margen de crecimiento real se ha estancado si las comparamos con la primera década de este siglo. Por contraposición y, como es lógico, las entregas de modelos enchufables poseen una proyección de crecimiento única en la historia de la automoción. De hecho, el incremento en las ventas año a año es mayor que el experimentaban los coches híbridos en su día.

Uno de los motivos es la competencia que existe entre motorizaciones alternativas. Cuando los híbridos aparecieron en el mercado, eran la única opción de movilidad limpia viable del momento. Esto ha cambiado. Pese a su contribución a paliar la contaminación, la evolución de coches híbridos y eléctricos favorecerá a los segundos por su superioridad.

Es de esperar, por tanto, que durante la próxima década los modelos 100% eléctricos aspiren a igualarse en ventas totales, a costa de medrar las de los coches térmicos. Buen ejemplo de este futuro acelerado es Noruega. Allí, los modelos enchufables han desbancado en ventas a los híbridos y demuestran lo provechoso de la conducción exclusivamente eléctrica por encima de cualquier otro tipo de motorización.

 

Relacionados

¿Qué tipos de baterías existen en los coches eléctricos?
¿Qué tipos de baterías existen en los coches eléctricos?
¿Cuándo es rentable comprarse un coche eléctrico? Hacemos los cálculos
¿Cuándo es rentable comprarse un coche eléctrico? Hacemos los cálculos
Comparativa: mantenimiento de un coche eléctrico frente al de un coche térmico
Comparativa: mantenimiento de un coche eléctrico frente al de un coche térmico
Renault ZOE: ficha técnica y todos los detalles
Renault ZOE: ficha técnica y todos los detalles

Comentarios